Trastornos musculoesqueléticos

Musculoskeletal disorders. Woman being treated for musculoskeletal disorders

©EU-OSHA/Adam Skrzypczak

Los trastornos musculoesqueléticos (TME) son una de las dolencias de origen laboral más habituales. Estos trastornos afectan a millones de trabajadores en toda Europa y suponen un coste de miles de millones de euros para las empresas. Abordar los TME ayuda a mejorar la vida de los trabajadores pero también redunda en beneficio de las empresas.

Los TME relacionados con el trabajo afectan principalmente a la espalda, el cuello, los hombros y las extremidades —tanto superiores como inferiores— y se incluye en ellos cualquier daño o trastorno de las articulaciones u otros tejidos. Los problemas de salud varían desde molestias y dolores leves hasta enfermedades más graves que requieren baja por enfermedad o tratamiento médico. En los casos crónicos estos trastornos pueden provocar una discapacidad e impedir que la persona afectada siga trabajando.

Causas de los TME

La mayoría de los TME relacionados con el trabajo se desarrollan con el tiempo. Por lo general estos trastornos no tienen una sola causa y, a menudo, son el resultado de combinar varios factores de riesgo, como factores físicos y biomecánicos, factores organizativos y los psicosociales, así como factores individuales.

Entre los factores de riesgo físicos y biomecánicos cabe destacar:

  • la manipulación de cargas, especialmente al flexionar o girar el cuerpo;
  • los movimientos repetitivos o enérgicos;
  • las posturas forzadas y estáticas;
  • las vibraciones, una mala iluminación o los entornos de trabajo a temperaturas bajas;
  • el trabajo a un ritmo rápido;
  • una posición sentada o erguida durante mucho tiempo sin cambiar de postura.

Entre los factores de riesgo organizativos y psicosociales cabe destacar:

  • las altas exigencias de trabajo y la baja autonomía;
  • la falta de descansos o de oportunidades para cambiar de postura en el trabajo;
  • el trabajo a gran velocidad, también como consecuencia de la introducción de nuevas tecnologías;
  • las jornadas muy largas o el trabajo por turnos;
  • la intimidación, el acoso y la discriminación en el trabajo;
  • una baja satisfacción laboral.

En general, todos los factores psicosociales y organizativos (especialmente cuando se combinan con los riesgos físicos) que pueden producir estrés, fatiga, ansiedad u otras reacciones, lo que, a su vez, aumenta el riesgo de padecer TME.

Entre los factores de riesgo individuales cabe destacar:

  • los antecedentes médicos;
  • la capacidad física;
  • el estilo de vida y los hábitos (como fumar o la falta de ejercicio físico).

Evaluación de riesgos

Si bien no hay una sola solución y, en algunas ocasiones, puede ser necesario consultar a expertos cuando se trata de problemas serios o poco habituales, sí que podemos adoptar medidas sencillas y asequibles, como utilizar un carrito para facilitar el manejo de las herramientas o los productos, o cambiar la disposición de los objetos del escritorio.

Para abordar los TME, las empresas deberían combinar:

  • La evaluación de riesgos: adoptando un enfoque integral, evaluando y abordando todas las causas (véase más arriba). También es importante tener en cuenta a las personas trabajadoras que más riesgo corren de sufrir TME. La prioridad es eliminar riesgos pero también adaptar el trabajo a las personas.
  • La participación: incluyendo a las personas trabajadoras y a sus representantes en debates sobre posibles problemas y soluciones.

Aquí encontrará más información sobre la prevención de los TME relacionados con el trabajo.

Plan preventivo de actuación

Tras completar la evaluación de riesgos, deberá elaborarse una lista de medidas, en orden de prioridad, y hacer que las personas trabajadoras y sus representantes participen en su ejecución. La actuación debe centrarse en la prevención primaria, pero también en medidas para minimizar la gravedad de cualquier lesión. Es importante asegurar que todas las personas trabajadoras reciban la información, educación y formación adecuadas en materia de salud y seguridad en el trabajo y de que sepan cómo evitar peligros y riesgos concretos.

Las medidas pueden abarcar los siguientes ámbitos:

  • Disposición del puesto de trabajo: adaptar la disposición para mejorar las posturas en el trabajo.
  • Equipos: asegurarse de que tienen un diseño ergonómico y son adecuados para las tareas.
  • Tareas: cambiar los métodos o herramientas de trabajo.
  • Equipo directivo: planificar el trabajo para evitar el trabajo repetitivo o prolongado en malas posturas. Prever descansos, alternar las tareas o reasignar el trabajo.
  • Factores organizativos: articular una política en materia de TME para mejorar la organización del trabajo y el entorno psicosocial en el lugar de trabajo y fomentar así la salud musculoesquelética.

Las actuaciones preventivas deberán tener también en cuenta los avances tecnológicos de los equipos y la digitalización de los procesos de trabajo, así como los cambios que ello conlleva en las formas de organizar el trabajo.

En el enfoque de gestión de los TME, también deberán considerarse el seguimiento y la promoción de la salud, así como la rehabilitación y la integración de las personas que ya padezcan dichos trastornos.

Estudios sobre TME relacionados con el trabajo

La EU-OSHA llevó a cabo un proyecto de descripción general sobre la SST en materia de TME relacionados con el trabajo. El objetivo era estudiar las cuestiones relacionadas con los TME de origen laboral, mejorar nuestra comprensión de estos trastornos y determinar cómo prevenirlos con eficacia. El proyecto también examinó las políticas y medidas laborales para prevenir estos TME y gestionar los crónicos, incluido el apoyo a la reincorporación al trabajo y la rehabilitación de las personas trabajadoras. El proyecto de descripción general sobre la SST aborda las necesidades en la formulación de políticas y en investigación, y complementa la campaña 2020-2022 «Trabajos Saludables».

Legislación de la UE

Hay directivas europeas, estrategias de la UE en materia de salud y seguridad laborales, reglamentos de los Estados miembros y directrices de buenas prácticas que ya dan cuenta de la importancia que tiene la prevención de los TME.

Los riesgos de TME de origen laboral entran en el ámbito de aplicación de la Directiva marco sobre SST, que tiene por objeto proteger a las personas de los riesgos relacionados con el trabajo en general y establece la responsabilidad de la empresa de garantizar la seguridad y la salud en el puesto de trabajo. Algunos riesgos relacionados con los TME se abordan mediante directivas específicas, en particular la Directiva sobre manipulación manual, la Directiva sobre equipos con pantallas de visualización y la Directiva sobre vibraciones. La Directiva sobre la utilización de equipos de trabajo aborda las posturas adoptadas al utilizar los equipos de trabajo y establece claramente que las empresas deben tener en cuenta los principios ergonómicos para cumplir los requisitos mínimos de SST.

La EU-OSHA realiza un seguimiento de la incidencia, las causas y la prevención de los TME, y fomenta la puesta en común de buenas prácticas.

Recursos relacionados

Publicaciones relacionadas

Videos