You are here

Sustancias peligrosas

Dangerous substances. Two female workers in a laboratory
Las sustancias peligrosas –todo líquido, gas o sólido que supone un riesgo para la salud o seguridad de los trabajadores– se pueden encontrar en casi todos los lugares de trabajo. En todo el territorio europeo, millones de trabajadores entran en contacto con agentes químicos y biológicos que pueden causarles daños.

De hecho, el 15 % de los trabajadores de la UE tienen que manipular sustancias peligrosas para realizar su trabajo, y otro 15 % declaran que en su lugar de trabajo están expuestos a la inhalación de humo, vapores, gases o polvo.

Algunas sustancias muy peligrosas, como el amianto, que causa cáncer de pulmón y otras enfermedades respiratorias mortales, están ahora prohibidas o sometidas a controles estrictos. No obstante, hay otras sustancias perjudiciales que siguen utilizándose de manera generalizada, por lo que se aplican leyes para garantizar que los riesgos que entrañan se gestionen adecuadamente.

Riesgos para la salud

Los problemas de salud que puede causar el trabajo con sustancias peligrosas abarcan desde irritación cutánea y ocular leve hasta efectos graves, como patologías perinatales y cáncer. Estos efectos pueden ser agudos o a largo plazo, y algunas sustancias pueden tener un efecto acumulativo en el organismo. Entre los peligros más comunes cabe citar:

Agentes biológicos

Las bacterias, los virus, los hongos y los parásitos están presentes en muchos sectores. Puesto que suelen ser invisibles, no siempre se aprecian los riesgos que entrañan.

Los trabajadores de algunos sectores corren un peligro especial de exposición a agentes biológicos nocivos:

  • Atención sanitaria
  • Agricultura
  • Servicios veterinarios
  • Limpieza y mantenimiento
  • Gestión de residuos y aguas residuales
  • Jardinería
  • Trabajo de laboratorio

Para más información, consulte:

Otras publicaciones relacionadas con los agentes biológicos:

Riesgos emergentes

Las nuevas tecnologías, los sectores en rápida expansión y los cambios en la manera en que se organiza el trabajo pueden entrañar un mayor riesgo de sufrir daños causados por agentes biológicos o químicos. En el sector medioambiental, por ejemplo, las tecnologías innovadoras pueden plantear riesgos que no se conocen bien. Como ejemplo suplementario cabe mencionar que cada vez hay más trabajadores expuestos a sustancias peligrosas en profesiones del sector de los servicios, como la asistencia domiciliaria y la gestión de residuos, en las que se producen exposiciones de diversos tipos, pero la sensibilización sobre los peligros en cuestión es escasa. Ahora más que nunca es esencial que los empresarios y los trabajadores conozcan los posibles riesgos y adopten medidas preventivas.

Aquí puede consultar más información sobre riesgos emergentes, empleos «verdes» y nanomateriales.

Más información sobre los riesgos emergentes:

Orientaciones para las empresas

Para proteger a los trabajadores de las sustancias peligrosas, la primera medida es realizar una evaluación de riesgos. A continuación deben emprenderse acciones para eliminar o reducir los riesgos el máximo posible. Y, por último, debe supervisarse la situación periódicamente y revisarse la eficacia de las medidas adoptadas.

Los Estados miembros han desarrollado una serie de modelos para ayudar a las pequeñas y medianas empresas a realizar una evaluación de riesgos. Consulte más información en la página de la OSHwiki sobre la gestión de riesgos en relación con las sustancias peligrosas.

Las empresas deben tener en cuenta también a cualquier grupo vulnerable, como los trabajadores jóvenes y las empleadas embarazadas o en periodo de lactancia, para los que la legislación exige una protección especial.

Medidas preventivas

La legislación europea establece una clasificación de prioridad de las medidas que deben adoptar las empresas para controlar el riesgo que suponen las sustancias peligrosas para los trabajadores. La eliminación y la sustitución ocupan las primeras posiciones en la clasificación de prioridad de las medidas de control.

Buena comunicación

Para garantizar la seguridad de los trabajadores, debe informarse a estos de:

  • Los resultados de la evaluación de riesgos de su empresa
  • Los peligros a los que se exponen y cómo pueden afectarles
  • Lo que deben hacer para mantener su seguridad y la de otras personas
  • Cómo inspeccionar y detectar deficiencias
  • A quién deben informar de cualquier problema
  • Los resultados de cualquier actividad de supervisión de exposiciones o de vigilancia sanitaria
  • Las medidas preventivas que han de adoptarse si se realizan trabajos de mantenimiento
  • Los procedimientos de emergencia y primeros auxilios

Lea el boletín informativo electrónico de la EU-OSHA sobre las sustancias peligrosas y la buena comunicación en el lugar de trabajo.

Garantías jurídicas

Las empresas de la UE están obligadas por ley a proteger a sus empleados de los daños provocados por las sustancias peligrosas en el lugar de trabajo, a realizar evaluaciones de riesgos y adoptar medidas basadas en éstas, y a facilitar a los trabajadores información y formación sobre sustancias y subproductos peligrosos. Consulte los resúmenes de la legislación de la UE sobre la materia.

Los reglamentos comunitarios relativos a la salud y seguridad en el trabajo están recogidos en las legislaciones nacionales, pero los Estados miembros también tienen derecho a incluir disposiciones adicionales o más restrictivas relativas a la protección de los trabajadores. Por tanto, es importante que las empresas consulten la legislación específica del país pertinente.

Puede ampliar información en:

Compartir esto en: