You are here

Sustancias peligrosas

En casi todos los lugares de trabajo se pueden encontrar sustancias peligrosas, cualquier líquido, gas o sólido que represente un riesgo para la salud o la seguridad de la población trabajadora. En toda Europa, millones de personas entran en contacto con agentes químicos y biológicos que pueden resultar perjudiciales.

De hecho, en 2015, el 17 % de las personas trabajadoras de la UE declaró estar expuesta a productos o sustancias químicos durante al menos una cuarta parte de su tiempo de trabajo, un porcentaje que prácticamente no ha cambiado desde 2000, y otro 15 % declaró inhalar humo, vapores, polvo o partículas en el trabajo.

Algunas sustancias altamente peligrosas, como el amianto o los bifenilos policlorados (PCB), están ahora prohibidas o sometidas a controles estrictos. No obstante, hay otras sustancias perjudiciales que siguen utilizándose de manera generalizada, por lo que se aplican leyes para garantizar que los riesgos que entrañan se gestionen adecuadamente.

Los riesgos para la salud

Los problemas de salud que puede causar el trabajo con sustancias peligrosas van desde la irritación leve de los ojos y la piel hasta efectos graves, como malformaciones congénitas y cáncer. Los efectos pueden ser agudos o a largo plazo, y algunas sustancias pueden tener un efecto acumulativo. Algunos de los peligros más comunes son:

Algunas sustancias peligrosas presentan riesgos de seguridad, como riesgo de incendio, explosión o asfixia. Además, normalmente las sustancias peligrosas tienen varias de estas propiedades.

Agentes biológicos

Las bacterias, los virus, los hongos y los parásitos están presentes en muchos sectores. Puesto que suelen ser invisibles, no siempre se aprecian los riesgos que entrañan.

Las personas trabajadoras de algunos sectores corren un peligro especial de exposición a agentes biológicos nocivos: atención sanitaria, agricultura, servicios veterinarios, limpieza y mantenimiento, alcantarillado y gestión de residuos y aguas residuales, jardinería y trabajo de laboratorio.

Más información:

Riesgos emergentes

Las nuevas tecnologías, los sectores en expansión y los cambios en la manera en que se organiza el trabajo pueden entrañar un mayor riesgo de sufrir daños causados por agentes biológicos o químicos. En el sector medioambiental, por ejemplo, las tecnologías innovadoras pueden plantear riesgos que no se conocen bien. Como ejemplo adicional cabe mencionar que cada vez hay más personas trabajadoras expuestas a sustancias peligrosas en profesiones del sector de los servicios, como la asistencia domiciliaria y la gestión de residuos, en las que se producen exposiciones de diversos tipos, pero la sensibilización sobre los peligros es escasa. Ahora más que nunca es esencial que las empresas y la población trabajadora conozcan los posibles riesgos y adopten medidas preventivas.

Aquí puede consultar más información sobre riesgos emergentes, empleos «verdes» y nanomateriales.

Más información sobre los riesgos emergentes:

Medidas preventivas y gestión de sustancias peligrosas

Para proteger a las personas trabajadoras de las sustancias peligrosas, la primera medida es realizar una evaluación de riesgos. A continuación deben emprenderse acciones para eliminar o reducir los riesgos el máximo posible. Y, por último, debe supervisarse la situación periódicamente y revisarse la eficacia de las medidas adoptadas.

Los Estados miembros, así como la EU-OSHA, han desarrollado una serie de modelos para ayudar a las pequeñas y medianas empresas a realizar una evaluación de riesgos. La herramienta electrónica de sustancias peligrosas ofrece a la población trabajadora el apoyo y asesoramiento que necesita para manejar eficazmente sustancias peligrosas en el lugar de trabajo. Una base de datos de herramientas prácticas y directrices contiene medidas prácticas para los lugares de trabajo, como ayuda para la evaluación de riesgos y cómo sustituir o eliminar el uso de sustancias peligrosas, estudios de casos y distintos instrumentos.

Consulte más información en la página de la OSHwiki sobre las herramientas de gestión en relación con las sustancias peligrosas

Las empresas deben tener en cuenta también a cualquier grupo vulnerable, como los jóvenes y las empleadas embarazadas o en periodo de lactancia, para los que la legislación exige una protección especial. Otros grupos, como personas trabajadoras migrantes, el personal no capacitado o inexperto y de contratas, como el personal de limpieza, también deben ser objeto de consideración y la prevención ha de adaptarse a sus necesidades.

Jerarquía de la prevención

La legislación europea de protección a la población trabajadora establece una clasificación de prioridad de medidas que deben adoptar las empresas para controlar el riesgo que suponen las sustancias peligrosas para el personal.

  • La eliminación y la sustitución ocupan las primeras posiciones en la clasificación de prioridad de las medidas de control. En la medida de lo posible, debe eliminarse el uso de sustancias peligrosas modificando el proceso o el producto en el que se utilizan.
  • Si no es posible eliminarla, la sustancia peligrosa deberá sustituirse por otra que no conlleve peligro o sea menos peligrosa.
  • Si una sustancia o proceso no puede eliminarse o sustituirse, podrá prevenirse o reducirse la exposición mediante medidas técnicas u organizativas, como por ejemplo: el control de la emisión en la fuente (sistema cerrado o ventilación de gases de escape local) o la reducción del número de peronas trabajadoras expuestas a la sustancia peligrosa y la duración e intensidad de la exposición.
  • De conformidad con la ley, el uso de equipos de protección personal (EPP) es el último recurso y solo debería emplearse en caso de que no pueda controlarse adecuadamente la exposición por otros medios.

Leer más:

Buena comunicación

Para garantizar la seguridad de las personas trabajadoras, debe informarse a estos de:

  • Los resultados de la evaluación de riesgos de su empresa
  • Los peligros a los que se exponen y cómo pueden afectarles
  • Lo que deben hacer para mantener su seguridad y la de otras personas
  • Cómo inspeccionar y detectar deficiencias
  • A quién deben informar de cualquier problema
  • Los resultados de cualquier actividad de supervisión de exposiciones o de vigilancia sanitaria
  • Las medidas preventivas que han de adoptarse si se realizan trabajos de mantenimiento
  • Los procedimientos de emergencia y primeros auxilios

Lea la hoja informativa de la EU-OSHA sobre las sustancias peligrosas y la buena comunicación en el lugar de trabajo

Límites de exposición profesional

Para una serie de sustancias peligrosas, la UE y los Estados miembros han establecido límites de exposición profesional (OEL) que deben respetarse.
En las directivas europeas relativas a la seguridad y la salud en el trabajo se establecen valores límite de exposición profesional a sustancias peligrosas, vinculantes (lo que significa que deben cumplirse) e indicativos (como indicación de lo que se debería lograr). Los OEL de las sustancias peligrosas proporcionan información importante para la evaluación y gestión de riesgos. La mayoría de los Estados miembros de la UE establece sus propios OEL nacionales, que generalmente incluyen más sustancias que las directivas de la UE. Sin embargo, solo se han establecido para un número limitado de las sustancias que actualmente se usan en el lugar de trabajo.

Carcinógenos

Existen muchas sustancias peligrosas clasificadas como carcinógenas a las que pueden estar expuestas las personas trabajadoras. Algunas son generadas por los procesos de trabajo en sí mismos.

Existen disposiciones específicas en la UE para proteger a la población trabajadora. De acuerdo con la Directiva de carcinógenos, las empresas deben evaluar y evitar o minimizar la exposición a carcinógenos o mutágenos. Además de aplicar la clasificación de prioridad de medidas de prevención:

  • Deberán reemplazar un carcinógeno o mutágeno en la medida en que sea técnicamente posible con una sustancia, mezcla o proceso que no sean peligroso o lo sea en menor grado.
  • Cuando esto no sea posible, debe asegurar que, en la medida en que sea técnicamente posible, se fabrique y utilice en un sistema cerrado.
  • En caso de que la aplicación de un sistema cerrado no sea técnicamente posible, la empresa garantizará que el nivel de exposición del personal se reduzca a un valor tan bajo como sea técnicamente posible.

También deberán:

  • Delimitar áreas de riesgo y utilizar señales de advertencia y seguridad adecuadas
  • Diseñar los procesos de trabajo para minimizar la liberación de la sustancia
  • Evacuar carcinógenos o mutágenos en origen, pero respetar el medio ambiente
  • Utilizar los métodos de medición existentes adecuados; en particular, para la detección precoz de exposiciones anormales debidas a imprevistos o accidentes
  • Utilizar medidas individuales de protección si las medidas colectivas de protección no son suficientes
  • Proporcionar medidas higiénicas (limpieza regular)
  • Elaborar planes de emergencia
  • Usar envases sellados y claramente etiquetados y visibles para el almacenamiento, manejo, transporte y eliminación de desechos

También existen requisitos de información específicos para el personal y las autoridades que precisan mantener registros de las personas trabajadoras expuestas, las mediciones y los resultados de la vigilancia de la salud.

Artículos de OSHwiki: Amianto, sílice cristalina respirable

Visite la sección web sobre el cáncer relacionado con el trabajo

Más información sobre la hoja de ruta sobre carcinógenos

Salvaguardias legales

Todas las personas implicadas en la gestión de sustancias peligrosas en los lugares de trabajo deben conocer el marco legislativo aplicable a las sustancias peligrosas en la UE.

La legislación sobre seguridad y salud laboral tiene como objetivo proteger a las personas trabajadoras de los riesgos de seguridad y salud en general y de las sustancias peligrosas en el lugar de trabajo (por ejemplo, la Directiva de Agentes Químicos, la Directiva de Carcinógenos y las directivas sobre valores límite). Requiere que las empresas lleven a cabo una evaluación de riesgos en el lugar de trabajo de todos los riesgos de seguridad y salud, incluidos los riesgos de las sustancias peligrosas, y que establezcan medidas adecuadas de protección y prevención. Encuentre resúmenes de la legislación pertinente de la UE.

El objetivo es garantizar que los riesgos se aborden en el origen y se tomen medidas colectivas; es decir, medidas que protejan sistemáticamente al grupo de personas trabajadoras, como primera prioridad.

Los reglamentos REACH y CLP requieren que las empresas fabricantes y proveedoras de productos químicos se aseguren de que se proporcionen etiquetas de seguridad estandarizadas, pictogramas de peligro y hojas de datos de seguridad. Ofrecen información sobre las propiedades de las sustancias y los peligros asociados a ellas, así como también pautas sobre su almacenamiento, manipulación y prevención de riesgos. Otros reglamentos y directrices cubren aspectos específicos, como la fabricación, el suministro, el transporte y el etiquetado de sustancias peligrosas, y estos suelen ser también relevantes para el lugar de trabajo.

La normativa de la UE sobre seguridad y salud en el trabajo está incorporada en la legislación nacional, pero los Estados miembros también tienen derecho a incluir disposiciones adicionales o más estrictas para la protección de los trabajadores. Por lo tanto, es importante que las empresas verifiquen la legislación específica en el país en cuestión.

Encuentre más información sobre: