You are here

Seguridad y salud en microempresas y pequeñas empresas

Safety and health in micro and small enterprises
Las pequeñas y medianas empresas se consideran los factores impulsores del crecimiento económico, la innovación, el empleo y la integración social, y además son la columna vertebral de la economía de la UE.

En 2013, las pymes representaban el 99,8 % de todas las empresas no financieras de la UE,  lo que equivale a 21,6 millones de empresas

 Hay tres categorías de pyme: microempresa, pequeña empresa y mediana empresa.  En la Recomendación 2003/361/CE de la Comisión, de 6 de mayo de 2003, se definen como sigue:

  • Se define a una mediana empresa como una empresa que ocupa a menos de 250 personas y cuyo volumen de negocios anual no excede de 50 millones de euros o cuyo balance general anual no excede de 43 millones de euros.
  • Se define a una pequeña empresa como una empresa que ocupa a menos de 50 personas y cuyo volumen de negocios anual o cuyo balance general anual no supera los 10 millones de euros.
  • Se define a una microempresa como una empresa que ocupa a menos de 10 personas y cuyo volumen de negocios anual o cuyo balance general anual no supera los 2 millones de euros.

Por término medio, la plantilla de las pymes en el conjunto de la UE es de 4,22 personas, por lo que la inmensa mayoría (92,44 %) de las empresas comunitarias están clasificadas como microempresas. Estas microempresas representan el 67,4 % de todos los empleos en Europa, de modo que su importancia para la economía europea es extraordinaria.

Dificultades a las que se enfrentan las microempresas y las pequeñas empresas

Los datos demuestran que los trabajadores de las empresas pequeñas se enfrentan a mayores riesgos que los de las empresas más grandes, y que las empresas pequeñas tienen más dificultades para controlar los riesgos. Hay una serie de estudios –entre ellos la Encuesta europea de empresas sobre los riesgos nuevos y emergentes (ESENER), de la EU-OSHA– que indican que las dificultades para la gestión de la SST aumentan a medida que disminuye el tamaño de las empresas.

Las deficiencias relativas en la gestión de la SST pueden deberse a las características específicas que suelen tener las pequeñas empresas, como el tipo de estructura y organización del trabajo y el empleo, la posición económica y las relaciones empresariales, la diversidad y flexibilidad empresarial, su carácter periférico en relación con el alcance de las normativas, las actitudes y competencias de los propietarios y los trabajadores de estos pequeños establecimientos o la brevedad de su ciclo de vida.  Tales características hacen aún más difícil para las microempresas y las pequeñas empresas la creación y el mantenimiento de un entorno de trabajo saludable y seguro. 

Hay otros factores que repercuten en la gestión de la SST en este tipo de empresas, en comparación con las de mayor tamaño, entre los que cabe mencionar:

  • Dificultades para su regulación, dado que suelen ser heterogéneas, estar diseminadas geográficamente y carecer de representación cohesionada. Las restricciones presupuestarias se traducen a menudo en falta de recursos para implantar iniciativas e intervenciones sobre seguridad y salud, como pagar por disponer de asesoramiento, información, herramientas y controles en esta materia.
  • Al contar con menos recursos, se reduce la realización de actividades de prevención.
  • Se dedica menos tiempo y energía a tareas «no esenciales», consideración aplicada en ocasiones a la gestión de la salud y la seguridad. La eficacia en materia de SST no se considera una prioridad.
  • Las evaluaciones de riesgos pueden resultar costosas y confusas, en especial si la empresa carece de recursos o de conocimientos especializados sobre SST para hacerlo con eficacia.
  • Llegar directamente a las microempresas y empresas pequeñas puede ser difícil para las organizaciones que promueven o velan por el cumplimiento de prácticas adecuadas en materia de salud y seguridad.

 

Para saber qué factores motivan a las empresas pequeñas a invertir en SST lea el siguienteartículo de la OSHwiki.  

Un buen nivel de seguridad y salud en el trabajo es una ventaja para las pymes

Menos de la mitad de las microempresas y pequeñas empresas en fase inicial sobreviven más de cinco años, y solo una parte de ellas se desarrolla lo suficiente como para formar parte del grupo esencial de empresas de alto rendimiento que impulsan la innovación y el rendimiento industrial.  Hay un estudio en el que se indica que entre las microempresas y pequeñas empresas de creación reciente en los Estados Unidos, las que fracasaron en un plazo de uno o dos años tenían una tasa media de lesiones en el lugar de trabajo superior al doble de la de aquellas que sobrevivieron más de cinco años. 

Los costes de los accidentes son un motivo de especial preocupación para las empresas de tamaño menor, ya que representan el 82 % de todas las lesiones de origen profesional, y el 90 % de todos los accidentes mortales

La repercusión de un incidente grave de SST puede ser catastrófica para una pequeña empresa:

  • Es mucho más difícil recuperarse de cualquier incidente de SST para las microempresas y pequeñas empresas.
  • La repercusión relativa es mayor que la equivalente en empresas de mayor tamaño.
  • Los trabajadores clave no pueden sustituirse con facilidad o rapidez
  • Las interrupciones breves de la actividad empresarial pueden derivar en pérdida de clientes y de contratos importantes.
  • Un incidente grave puede conducir al cierre de la empresa debido a los costes directos de la gestión del incidente o la pérdida de contratos y/o clientes.
  • Incluso los pequeños incidentes y casos de enfermedad pueden duplicar el nivel de bajas por enfermedad.

Estadísticas como las anteriores demuestran que unas buenas prácticas de SST son fundamentales para el éxito y la supervivencia a largo plazo de las microempresas y pequeñas empresas.  La encuesta ESENER de la EU-OSHA facilitó datos que indican que incluso las empresas muy pequeñas pueden tener niveles elevados de prácticas de gestión de la SST en algunos países y sectores de la UE. De lo anterior se deduce que si se puede crear un entorno propicio, la gestión de la SST en las microempresas y pequeñas empresas podría mejorar de forma notable.

Una gestión eficaz de la SST no solo es esencial para mejorar el bienestar de los trabajadores, sino que también garantiza la prosperidad de las empresas y las economías a largo plazo, mediante la reducción al mínimo de las pérdidas de producción derivadas de lesiones o enfermedades.

Lea el informe de la EU-OSHA «Occupational Safety and Health and economic performance in small and medium enterprises: a review» (La seguridad y salud en el trabajo y el rendimiento económico en las pequeñas y medianas empresas: análisis)

La EU-OSHA ayuda a microempresas y pequeñas empresas a evaluar los riesgos en el lugar de trabajo

Una evaluación de riesgos adecuada es la clave para que los lugares de trabajo sean saludables. Sin embargo, la realización de evaluaciones de riesgos puede entrañar muchas dificultades, sobre todo para las microempresas y las pequeñas empresas, que acaso carezcan de los recursos necesarios o de los conocimientos especializados en materia de seguridad y salud en el trabajo para llevarlas a cabo eficazmente.

La herramienta interactiva en línea para la evaluación de riesgos (OiRA), de la EU-OSHA, tiene el objeto de superar este problema, como primera iniciativa a escala de la UE para fomentar la realización de evaluaciones de riesgos en microempresas y pequeñas empresas (principalmente a través de los Estados miembros y los interlocutores sociales a escala comunitaria y de los Estados miembros).

La plataforma OiRA permite crear herramientas en línea fáciles de utilizar y gratuitas, que pueden ayudar a las microempresas y pequeñas empresas a implantar un proceso de evaluación de riesgos en varias fases: comienza con la identificación y la evaluación de los riesgos en el lugar de trabajo, continúa con la toma de decisiones y la adopción de acciones preventivas y termina con la supervisión y la elaboración de informes.  Es una herramienta que utilizan los interlocutores sociales sectoriales (organizaciones empresariales y sindicales) y las autoridades nacionales (ministerios, inspecciones de trabajo, institutos de SST, etc.) parar crear herramientas de evaluación específicas de cada sector dirigidas a la pequeña empresa.

En el sitio web del proyecto y el artículo de la OSHwiki correspondiente se puede consultar más información sobre OiRA.

Microempresas y pequeñas empresas: adquisición de un conocimiento más amplio

Dada la importancia de las micro y pequeñas empresas (MyPE) en la sociedad y en la economía de la UE, así como de las dificultades a las que estas se enfrentan en relación con la gestión de la seguridad y la salud en el trabajo (SST), la EU-OSHA ha iniciado un proyecto de tres años (2014-2017) cuya finalidad es mejorar la SST en estos dos tipos de empresas en Europa. El proyecto fue encomendado a un grupo de investigadores integrantes del consorcio «SESAME» (acrónimo en inglés de «seguridad en las micro y pequeñas empresas»).

La finalidad del proyecto es mejorar la gestión de la SST en las MyPE de Europa con el logro de los tres objetivos siguientes:

  • prestar apoyo basado en datos contrastados para las recomendaciones en materia de políticas;
  • identificar buenas prácticas en toda Europa y facilitar el desarrollo de herramientas nuevas, así como de las que ya están en uso;
  • ampliar la base de conocimientos sobre los factores determinantes de una buena SST en las MyPE.

El proyecto está dividido en cuatro fases:

Fase 1 (2014-2015): se evalúa la situación actual de la SST en las MyPE. Los resultados se presentan en el informe «Contextos y medidas en materia de seguridad y salud en el trabajo en la UE».

Fase 2 (2015-2016): se adopta la perspectiva del lugar de trabajo, para lo cual se realizan entrevistas en persona a los propietarios/gerentes y trabajadores de MyPE, que se presentan después en un informe analítico y en informes nacionales.

Fase 3 (2016-2017): se examina qué hace que las políticas y las buenas prácticas sean eficaces y se explora la función que desempeñan los intermediarios. Las buenas prácticas identificadas se recogen en un inventario, y los resultados de esta fase se presentan en un informe analítico y en informes nacionales.

Fase 4 (2017): se realiza el análisis final, en el que se ofrece una exposición del proyecto exhaustiva y basada en datos contrastados. Un informe consolida los elementos de todas las fases anteriores, y los resultados tienen una difusión amplia, con la celebración de una conferencia final en la que debaten las partes interesadas.