You are here

Napo — Seguridad con una sonrisa

Napo — safety with a smile

Napo, como el héroe de una serie de películas de animación, ofrece entretenidas introducciones que estimulan el debate sobre temas en materia de seguridad y salud en el trabajo (SST) y la prevención de riesgos.

Napo es un trabajador típico de cualquier industria o sector. Con frecuencia se ve expuesto a peligros comunes y a situaciones de riesgo en el lugar de trabajo. Sin embargo, participa activamente en la identificación de riesgos y ofrece soluciones prácticas.

Napo se ha convertido en el principal embajador de las Campañas "Trabajos saludables" de la EU-OSHA y muchas de sus películas están relacionadas con estas campañas o las apoyan. También aparece en persona en eventos clave de la campaña.

Las películas de Napo

Napo y sus compañeros protagonizan una serie de películas sin palabras, que permiten que personas de cualquier origen, cultura y edad le entiendan y se identifiquen con él. Las películas abarcan una amplia variedad de temas en materia de seguridad y salud, por ejemplo:

De forma periódica se realizan nuevas películas a medida que se identifican los temas. El Consorcio Napo, está compuesto por un pequeño grupo de organizaciones europeas relacionadas con la SST y la EU-OSHA.

Napo para profesores

Napo también ayuda a introducir los temas de seguridad y salud a los niños de la enseñanza primaria. La EU-OSHA, con el apoyo del Consorcio Napo, ha diseñado un conjunto de herramientas en línea sobre seguridad y salud para profesores. Los módulos didácticos que se facilitan contienen:

  • Los mensajes principales y los objetivos de aprendizaje
  • Sugerencias sobre las actividades y los recursos necesarios
  • Un plan docente de muestra de 45 minutos

Después de un exitoso programa piloto, estas lecciones se están desarrollando y expandiendo en toda Europa.

Consorcio Napo

El Consorcio Napo surgió del Año Europeo de la Seguridad, la Higiene y la Salud en el Lugar de Trabajo 1992-1993 y de los Festivales de Cine Europeo organizados por la Comisión Europea.

La Comisión dio apoyo a los festivales de cine con la creencia de que era posible identificar y adaptar las mejores películas para su uso en toda la Unión Europea, lo cual resultó una tarea difícil. Muchas de las películas fueron realizadas por empresas de producción comercial que no querían renunciar a sus derechos. Las diferencias culturales conllevaron que las imágenes, los hilos argumentales y la sensación de conocer la situación hiciera que fuera difícil adaptar y transferir las películas más allá de las fronteras nacionales.

Tras el Festival de Cine de Estrasburgo de 1995, cuatro activos profesionales de la comunicación procedentes de Francia, Alemania, Suecia y Reino Unido se reunieron para conversar sobre cuáles podrían ser las maneras de encargar y producir una película para su uso en toda Europa.

El Consorcio Napo está compuesto actualmente por ocho miembros: AUVA (Austria), CIOP (Polonia), DGUV (Alemania), EU-OSHA (Bilbao, España), INAIL (Italia), INRS (Francia), SUVA (Suiza), y TNO (Países Bajos).