Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Herramientas Personales
Pasar a contenido. Buscar Preguntas más Frecuentes Ayuda Sobre nosotros

Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo

Seleccionar idioma:

Red OSHA
Loading
Usted está aquí: Inicio Temas La participación de los trabajadores en el ámbito de la salud y la seguridad.
worker_participation

La participación de los trabajadores en el ámbito de la salud y la seguridad.

La participación de los trabajadores es un elemento importante en la gestión de la salud y la seguridad. La dirección no puede dar solución a todos los problemas que se plantean en este ámbito, mientras que los trabajadores y sus representantes, por su parte, cuentan con una experiencia aquilatada y con un conocimiento de primera mano sobre el trabajo: cómo se efectúa y cómo les afecta. Por lo tanto, es necesaria una estrecha colaboración los trabajadores y la dirección para encontrar soluciones conjuntas a problemas comunes.

En el caso de las empresas, se trata de recabar ayuda para determinar los problemas reales, encontrar las soluciones adecuadas, y mantener motivada a la plantilla. En el caso de los trabajadores, de evitar lesiones provocadas por la actividad laboral.

Tal como estable la legislación, los trabajadores deben ser informados, instruidos, formados y consultados en materia de salud y de seguridad. La participación plena no se limita solo a la consulta: los trabajadores y sus representantes intervienen también en la toma de decisiones. La participación de los trabajadores en el ámbito de la salud y la seguridad es un proceso simple en el que las empresas por un lado y los trabajadores/representantes por otro: 

dialogan escuchan sus respectivas inquietudes
dan muestra de confianza y de respeto mutuos debaten las cuestiones en el momento oportuno
analizan el parecer de todos los participantes adoptan decisiones conjuntamente
recaban y comparten puntos de vista e información

 

Ventajas de la participación de los trabajadores

La consulta a los trabajadores es un principio consagrado en la legislación sobre salud y seguridad en el trabajo, debido a la importancia que reviste a la hora de evitar riesgos y encontrar soluciones eficaces. Por lo general, en los centros de trabajo en los que los empleados contribuyen activamente a la salud y a la seguridad los niveles de riesgo laboral y de tasas de accidentes son menores.

Entre las razones principales que justifican la participación activa de los trabajadores en las decisiones adoptadas por la dirección figuran las siguientes: 

  • consulta a los trabajadoresla participación de los trabajadores contribuye al desarrollo de métodos para la protección de la plantilla pragmáticos y eficaces
  • al implicarse en la fase de planificación, los trabajadores contribuirían a dentificar mejor los problemas y sus causas, a encontrar soluciones prácticas, a la vez que se atendrán al resultado final;
  • si se brinda a los trabajadores la oportunidad de participar en la conformación de sistemas de trabajo seguros, podrán asesorar, sugerir, y solicitar mejoras, facilitando así la formulación de medidas encaminadas a prevenir accidentes laborales y enfermedades profesionales de manera oportuna y eficiente;
  • en los casos en los que los trabajadores participan desde una etapa inicial en el proceso, asumen un compromiso con la solución;
  • la comunicación y la motivación en general mejorarán.

Para más información, véase: Representación y consulta de trabajadores en materia de salud y seguridad: un análisis de los resultados de la Encuesta europea en las empresas sobre los riesgos nuevos y emergentes

 

Papel de las empresas

consulta de las empresasLas empresas asumen el cometido esencial de facilitar lugares de trabajo en los que se controlan adecuadamente los riesgos para la salud y la seguridad, se imparte información y formación a los trabajadores, y se consulta a los trabajadores y a sus representantes, como parte del proceso.

Para procurar una consulta eficaz, las empresas deben establecer mecanismos que permitan y animen a los trabajadores y sus representantes a participar en las decisiones relativas a la gestión de la salud y la seguridad en el trabajo. Deben promover una cultura en la que la salud y la seguridad se integre en la función que desempeña cada trabajador.

Las consultas deben llevarse a cabo independientemente del tamaño de la organización.

Los principios son idénticos– fomentar un diálogo sincero, prestar atención a lo que cada cual tiene que decir, aprender de lo escuchado, y actuar en consonancia, aunque el formato varíe.

Es muy importante que todos los trabajadores dispongan de acceso a los mecanismos que les permiten participar plenamente. Algunos trabajadores pueden encontrar dificultades específicas para participar en los mecanismos ordinarios dispuestos al efecto, como es el caso de los trabadores por turnos, quienes realizan su trabajo en solitario, el personal de limpieza, los contratistas, los empleados en prácticas o los profesionales contratados a través de ETT. Es preciso analizar la comunicación con los trabajadores que no son hablantes nativos, o que presentan un deficiente nivel de alfabetización.

Las empresas deben:

  • dotarse de medidas eficaces que permitan a los trabajadores participar y asistir a la dirección en el desarrollo de sistemas de trabajo seguros.
  • Impartir la formación apropiada a gestores, supervisores y representantes de los trabajadores – cuando existan, de modo que puedan contribuir eficazmente a la participación de los trabajadores.
  • Garantizar que los trabajadores participan directamente en el proceso de evaluación de los riesgos.

La legislación nacional establece los requisitos relativos al proceso de consulta, la designación de representantes de los trabajadores y la constitución de comités de seguridad.

Para más información, véase: Participación de los trabajadores en el ámbito de la salud y la seguridad: guía práctica.

Función de los representantes de los trabajadores y de los comités de seguridad

La actuación de los representantes de los trabajadores, aliada a la participación directa de los miembros de las plantillas, dentro de un planteamiento complementario, constituye una manera eficaz de recabar puntos de vista y de procurar la participación de los trabajadores en materia de salud y seguridad.

El papel de los representantes de los trabajadores consiste en transmitir la contribución de los trabajadores al proceso de toma de decisiones adoptadas por la dirección siempre que se formulen medidas de prevención y protección, mediante la incorporación de sus puntos de vista, inquietudes e ideas.

Puede existir un comité de seguridad conjunto de la empresa y la plantilla, en el que tomarán parte los representantes de los trabajadores. Dichos comités servirán como foro de debate y como órgano asesor en relación con la toma de decisiones a nivel empresarial. Los comités de seguridad permiten a los representantes de los trabajadores, los asesores en materia de salud y seguridad, los gestores y los supervisores reunirse, detectar los problemas existentes en este ámbito, e influir conjuntamente en el rendimiento de la empresa en materia de salud y seguridad.

Los representantes de los trabajadores pueden actuar asimismo comorepresentantes sindicales. Los sindicatos juegan un papel muy valioso en el apoyo y la formación de sus representantes, así como en la comunicación de información independiente sobre salud y seguridad en el trabajo. A menudo, colaboran con las empresas en proyectos orientados a la resolución de problemas en este ámbito.

La legislación y la práctica nacionales establecen las funciones y los derechos atribuidos tanto a los representantes de los trabajadores como a los comités de seguridad.

Para más información, véase: Participación de los trabajadores en el ámbito de la salud y la seguridad: guía práctica .

Papel de los trabajadores

Responsabilidades de los trabajadores en materia de cooperación

Las empresas asumen la obligación primordial de proteger a sus trabajadores mediante la adopción de medidas de salvaguardia, entre las que figuran: métodos de trabajo seguros, equipos seguros, información y equipos de protección personal adecuados.

Ahora bien, la legislación obliga igualmente a a los trabajadores a desempeñar su papel y a cooperar con la empresa en tareas de deprotección:

  • velando por su propia salud y seguridad, y la de los demás;
  • cooperando activamente con su empresa en materia de salud y seguridad;
  • ateniéndose a la formación que hayan recibido para realizar su labor de manera segura, y para utilizar equipos, herramientas, sustancias, etc.;
  • comunicando (bien a un empresario, supervisor o representante de los trabajadores) los casos en los que consideren que el trabajo en sí, o unas medidas de seguridad inadecuadas, ponen en peligro la salud y la seguridad de cualquier persona.

 

¿Qué sentido tiene participar?

La legislación confía en que , por razones obvias, los trabajadores contribuirán a elevar los niveles de salud y seguridad tanto la suya propia como la de sus compañeros:

  1. con las medidas de salud y seguridad se pretende impedir que sufran daños a causa del trabajo;
  2. los trabajadores conocen los riesgos existentes en su lugar de trabajo, y deben contribuir a paliarlos.

Las empresas, en primer lugar, deben promover una cultura de la seguridad que fomente la participación de los trabajadores. En cualquier caso, los trabajadores no deben limitar su participación a una mera cooperación pasiva y al mero respeto de las normas de seguridad. Si los trabajadores pretenden obtener la protección más eficaz para su propia salud y seguridad, han de servirse plenamente de los mecanismos que procuran su participación en su lugar de trabajo.

 

Para más información, véase: Participación de los trabajadores en el ámbito de la salud y la seguridad: guía práctica.

Legislación

La legislación europea prevé la participación de los trabajadores en el ámbito de la salud y la seguridad, y establece los requisitos mínimos en materia de información y consulta a los trabajadores (en especial en la Directiva marco "Seguridad y Salud en el Trabajo" 89/391).

La legislación y la práctica nacionales establecen los requisitos específicos, sobre todo en lo que se refiere a la designación de representantes de los trabajadores, y al uso de comités de seguridad conjuntos compuestos por la dirección y por miembros de la plantilla en el lugar de trabajo.

 

Requisitos relativos a la consulta de los trabajadores

  • Las empresas deben consultar a los trabajadores y a sus representantes, y permitir su participación en los debates sobre todas las cuestiones que atañen a la salud y a la seguridad en el trabajo, respetando su derecho a formular propuestas y a organizar equilibradamente su participación.
  • Los asuntos para los que será obligatoria la consulta, con anticipación y de manera oportuna, son los siguientes:
  • toda medida que pueda afectar sustancialmente a la salud y la seguridad;
  • la designación de los trabajadores responsables de las actividades de SST, de las tareas de primeros auxilios, extinción de incendios y evacuación, y de la contratación de servicios externos competentes;
  • la información que la empresa ha de facilitar a los trabajadores respecto a la evaluación de riesgos y a los grupos de trabajadores expuestos a determinados riesgos, incluida la consulta sobre: las medidas de protección que deben adoptarse, incluida la prestación de equipos de protección personal, y la información pormenorizada sobre lesiones de origen profesional;
  • la planificación y la organización de la formación sobre salud y seguridad dirigida a los trabajadores;
  • la planificación y la introducción de nuevas tecnologías.

Derechos de los trabajadores y sus representantes

  • A los trabajadores y sus representantes les asiste el derecho a solicitar de la empresa que adopte las medidas pertinentes, así como a presentar propuestas.
  • Las empresas deben permitir que los representantes de los trabajadores investidos de competencias específicas en materia de salud y seguridad en la plantilla dispongan de permisos de duración adecuada, sin pérdida de remuneración, y ha de brindarles los medios necesarios para desempeñar sus funciones.
  • A los representantes de los trabajadores deberá ofrecérseles la oportunidad de formular sus observaciones en el curso de las visitas de inspección que realice la autoridad competente (p. ej., la inspección de trabajo).
  • Los trabajadores y sus representantes podrán recurrir a las autoridades competentes(p. ej., a la inspección de trabajo) si consideran que la salud y la seguridad son inadecuadas en el lugar de trabajo.
  • Los representantes de los trabajadores competentes en materia de seguridad tienen derecho a recibir una formación adecuada.
  • Las empresas deberán otorgar a los representantes de los trabajadores competentes en materia de seguridad el acceso a toda la información necesaria para una evaluación adecuada de los riesgos existentes en cada entidad, y a los informes de accidente elaborados para su presentación a las autoridades competentes del Estado miembro.

Consultas en obras de construcción

En la Directiva 92/57/CEE sobre SST en obras de construcción se dispone que, en las consultas, deberá garantizarse asimismo, cuando sea necesario, la adecuada coordinación entre los trabajadores y/o sus representantes en las empresas que ejerzan sus actividades en el lugar de trabajo, habida cuenta del nivel de riesgo y de la importancia de la obra.

Para más información, véase el apartado legislación europea.

Vías para procurar la participación de los trabajadores

Las legislaciones nacionales varían respecta a cómo deben efectuarse las consultas, sobre todo en ámbitos como los representantes de los trabajadores, los comités de seguridad y la participación en las evaluaciones de riesgos.

En cualquier caso, la utilización de una combinación de mecanismos y métodos de participación, tanto formales, como informales, suele ser la mejor solución. En particular, la participación directa de los trabajadores, y la intervención de sus representantes, no deben percibirse como alternativas, sino como vías diferentes que han de combinarse con la mayor eficacia posible.

Con independencia de los métodos que se utilicen, entre los requisitos para una participación efectiva figuran: la prestación de acceso a toda la información pertinente; la concesión del tiempo suficiente para la consulta y el debate; y la disposición de los medios para resolver conflictos y alcanzar un consenso.
 

 

Evaluaciones de riesgos

 

 

 

La evaluación de riesgos debe comprender una participación auténtica y efectiva de los trabajadores y sus representantes en el proceso, en el que deberá recabarse de ambos sus puntos de vista sobre problemas y soluciones.

La evaluación de riesgos es un proceso de gestión fundamental diseñado para proteger a los trabajadores. La empresa debe identificar riesgos como los asociados al ruido, el calor, las cargas pesadas, los movimientos repetitivos, los productos químicos, la maquinaria, las tareas monótonas o el trabajo bajo presión excesiva, etc. A continuación, han de evaluarse las posibilidades de que provoquen daños.

El siguiente paso consiste en adoptar medidas de protección. La ley obliga a consultar a los trabajadores respecto a las medidas de protección y evaluación de riesgos. En todo caso, cuanto más activamente participen los trabajadores en las evaluaciones, más eficaces serán las medidas de control resultantes. Recabar las opiniones de los trabajadores constituye una parte importante del proceso.

evaluación de riesgos



Grupos de trabajo y ensayos

Es frecuente la constitución de un grupo de trabajo para contribuir al tratamiento de un problema específico, en el que los trabajadores y sus representantes deben estar invitados a participar. Al planificar medidas para abordar riesgos específicos, procurar la intervención de los que llevan a cabo las tareas en cuestión contribuye a garantizar que en el resultado se tenga en cuenta su experiencia laboral. Además, es más probable que los trabajadores se atengan a tales medidas cuando han participado en su elaboración.

Es una buena idea ensayar o poner en prueba las soluciones, invitando a los trabajadores a comprobar las posibles medidas de control, y a ajustarlas con arreglo a la experiencia.

En las revisiones de las medidas de control, tras su aplicación, debe considerarse en todo caso la información de referencia facilitada por los trabajadores.

grupo de trabajo

 

Formación

 

Durante la formación, les posible promover la participación procurando que los trabajadores comenten los asuntos planteados y formulen sus puntos de vista. Algunas empresas procuran que su personal en prácticas se ocupe activamente de detectar y analizar problemas reales en el lugar de trabajo, y los resultados se reintegran en el proceso de evaluación de riesgos de la compañía.

Los trabajadores también deben manifestar sus opiniones en materia de seguridad durante el el período de formación en el puesto. Los tutores y supervisores desempeñan un papel fundamental a este respecto. Los trabajadores han de aplicar asimismo el conocimiento recibido en la formación a sus respectivos cometidos laborales.

formación

 

Comunicación e información de referencia

Los trabajadores deben ser informados debida y oportunamente de todos los asuntos pertinentes que atañan a su salud y su seguridad. La mayoría de las organizaciones disponen de diversas vías de comunicación de índole tanto formal, como informal.

Deben existir procedimientos de comunicación, de manera que los trabajadores no sólo notifiquen lesiones, situaciones que hubieran estado a punto de provocar accidentes, etc., sino que también propongan ideas y faciliten información de referencia sobre las propuestas de la empresa para mejorar la salud y la seguridad.

Por otro lado, los trabajadores también han de recibir información de referencia respecto a las ideas que planteen aún cuando sea para anunciar que no es posible llevar a cabo determinada propuesta. Para los trabajadores, formular una propuesta y no recibir ningún comentario al respecto constituye motivo de gran frustración.

Entre las oportunidades de diálogo e intercambio de información en persona figuran: los debates en los centros de trabajo entre gestores, trabajadores y representantes sindicales, las charlas sobre recursos disponibles, las sesiones informativas, las reuniones de departamentos y equipos, la Intranet y los sistemas instaurados por las organizaciones para comunicar propuestas, las reuniones de la dirección y las conversaciones individuales con supervisores y tutores.

Entre las vías directas de información y consulta de los trabajadores figuran las encuestas, los sistemas de formulación de sugerencias, los boletines dirigidos a la plantilla, la Intranet, etc.

Los debates han de ser amplios, no limitados únicamente a los riesgos físicos y a las normas de seguridad. Asuntos como la organización del trabajo, los cambios en la producción, las tecnologías y los equipos, o los métodos de trabajo pueden afectar en todos los casos a la salud y la seguridad.


comunicación con los trabajadores

 

Resolución de conflictos

Las opiniones de los trabajadores y la empresas pueden diferir respecto a cuáles son los riesgos, y las prioridades en relación con la gestión de los mismos. En previsión de tales discrepancias, es una práctica adecuada establecer procedimientos para la negociación y la búsqueda de soluciones de consenso. Para ser eficaces, tanto gestores, como representantes de los trabajadores necesitan formación a fin de adquirir destrezas en la negociación.

 

 

Ejemplos de participación de los trabajadores

 

Mejoras de la seguridad en vías navegables interiores

La Oficina de Navegación belga (Dienst voor de Scheepvaart) es responsable del mantenimiento y la explotación de las vías navegables interiores del norte del país. Sus 500 empleados sufrían una elevada tasa de accidentes.

La organización consiguió reducir dicha tasa en más de un 60% en el transcurso de un período de 12 años, mediante la aplicación de una exhaustiva política de salud y seguridad. Entre las medidas adoptadas figuró la revisión de su política de prevención de accidentes, con el fin de incluir mecanismos amplios y sistemáticos de consulta de los trabajadores.

La colaboración dio lugar a un nuevo sistema de registro de accidentes a fin de analizar las causas y aprender de los errores, a mejoras de la seguridad de los equipos y de su utilización, y a medidas de optimización de la seguridad pública.

seguridad en la navegación

 

Participación de los trabajadores en una campaña de seguridad hospitalaria
 

 

 

 

En un hospital danés, los representantes de los trabajadores de la Organización de Personal de Enfermería de Dinamarca y la dirección del centro planificaron y llevaron a cabo una campaña de seguridad encaminada a reducir las lesiones por pinchazos con agujas, centrada en la búsqueda de medidas que procuren activamente la participación y el compromiso del personal.

La campaña se planificó en un «MED-Udvalg» que es un comité compuesto por empleados, gestores y la alta dirección del hospital. Se fijó como objetivo la participación activa de los trabajadores, e incluyó las siguientes actividades:

  • un evento de presentación, con un concurso para comprobar los conocimientos de los participantes;
  • carteles
  • un concurso«para recabar ideas», con premios. Cuatro de las ideas se utilizaron como ejemplos gráficos en la campaña;
  • ofertas a todas las salas del hospital para la realización de una comprobación de objetos punzantes a cargo del departamento de seguridad;
  • ampliación del seguimiento de las lesiones por pinchazo de aguja.

prevención de lesiones causadas por instrumentos cortopunzantes



 

Trabajadores jóvenes en el sector de la energía

La promoción de la salud y la seguridad es una parte esencial de la formación de aprendices en la compañía energética E.ON. Se anima al personal en prácticas a adoptar un papel activo desde el momento de iniciar su relación laboral con la empresa.

Entre las medidas adoptadas figuran las siguientes:

  • coordinadores cualificados supervisan a los aprendices y prestan escucha activa sus ideas para mejorar el resultado en materia de salud y seguridad;
  • se anima a los trabajadores jóvenes a participar activamente en la investigación de proyectos de seguridad, y a formular recomendaciones;
  • se utilizan foros de comunicación electrónica para difundir información de seguridad y escuchar nuevas ideas;
  • se habilita a los aprendices al incluirles en tales foros, como los de los grupos de trabajo sobre equipos de protección personal.Estas medidas permiten que los aprendices con más experiencia transmitan sus conocimientos a sus compañeros más jóvenes. Los representantes de estos foros asisten a una conferencia nacional de representantes de salud y seguridad de los trabajadores de E.ON. Tal participación ha dado lugar, por ejemplo, al uso de gafas de sol de seguridad más nuevas «y a la moda» por parte del personal, después de que la empresa averiguara que las gafas originales no se utilizaban porque daban una imagen poco «moderna».

(Fuente: British Safety Council)

trabajadores jóvenes

 

El diseño de una guía sobre una nueva máquina de coser

Una empresa textil y el sindicato examinaron la manera de reducir las lesiones en los dedos provocadas por pinchazos con agujas entre el personal que trabaja con máquinas de coser 

Se constituyó un pequeño equipo en el centro con el personal con mayor historial de lesiones, entre cuyos miembros figuraban dos operarios de máquinas de coser, y se les solicitó que diseñaran una protección con la que cualquiera pudiera trabajar.  Una vez instalada la protección, las lesiones en los dedos por pinchazos con aguja se eliminaron.

Como resultado, después de dos años, el importe de las reclamaciones de indemnización por lesiones cayó de 195 000 a 95 000 euros; las primas de seguro de la compañía se redujeron en un 50%; y, mediante las presiones ejercidas en el CEN, la Norma relativa a máquinas de coser industriales se modificó para incorporar el concepto de dispositivo de protección por encapsulación.

operaria de máquina de coser

 

Formación conjunta organizada por la empresa y el sindicato

Los sindicatos y la dirección de una importante compañía de distribución de gas convinieron en la realización de un curso sobre evaluación de riesgos de dos días de duración.

Uno de los sindicatos proporcionó los tutores, y el curso de formación conjunta se impartió a lo largo de un año, dirigido a gestores regionales, supervisores y representantes sindicales.

El primer año posterior a la formación, los accidentes se redujeron en un 50% en algunas áreas. Al cabo de 4 años, las lesiones que dan lugar a la pérdida de tiempo de trabajo se habían reducido en un 80%.

(Fuente: www.workerinvolvement.co.uk, Zero harm – worker involvement)

formación conjunta para la seguridad

 

Una empresa hace caso omiso de las preocupaciones de los trabajadores respecto a la política en materia de guantes

Una empresa química de ámbito mundial adoptó una política en una de sus fábricas, conforme a la cual, se exigía a los trabajadores que llevasen guantes al utilizar maquinaria metalúrgica, a pesar de que algunos de ellos trataron de explicar que tal exigencia generaba riesgos de quedar enredado con los equipos para los trabajadores. Los trabajadores que incumplían la política eran amonestados.

Posteriormente, un trabajador de mantenimiento sufrió lesiones graves en la mano derecha en una fábrica, cuando por causa del guante quedó atrapado en una máquina.

Los costes para el trabajador fueron la pérdida del dedo anular, y heridas en los dedos corazón y meñique.

Los costes para la empresa fueron su procesamiento y la multa por incumplir la legislación sobre salud y seguridad.

política de seguridad sobre utilización de guantes