Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Herramientas Personales
Pasar a contenido. Buscar Preguntas más Frecuentes Ayuda Sobre nosotros

Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo

Seleccionar idioma:

Red OSHA
Loading
Usted está aquí: Inicio Temas Evaluación de riesgos Propósito de la evaluación de riesgos

Propósito de la evaluación de riesgos

Propósito de la evaluación de riesgos

Los empresarios tienen el deber general de garantizar la seguridad y la salud de sus trabajadores en todos los aspectos relacionados con el trabajo. El propósito de llevar a cabo una evaluación de riesgos es permitir a las empresas adoptar las medidas necesarias para proteger la seguridad y la salud de sus trabajadores.

Entre estas medidas cabe mencionar las siguientes:
  • prevenir los riesgos laborales;
  • proporcionar información a los trabajadores;
  • proporcionar formación a los trabajadores;
  • proporcionar la organización y los medios para adoptar las medidas necesarias.

Si bien el propósito de la evaluación de riesgos es prevenir los riesgos laborales, y esto debería ser siempre el objetivo, no siempre será posible en la práctica. En los casos en que no sea posible eliminar los riesgos, se deberá intentar reducirlos y controlar el riesgo residual. En una fase posterior, y como parte de un programa de revisión, es necesario reevaluar el riesgo residual y considerar si es posible su eliminación teniendo en cuenta, quizá, nueva información.

La evaluación de riesgos deberá estructurarse y aplicarse de forma que permita a los empresarios:

  • determinar los peligros derivados del trabajo y evaluar los riesgos asociados a estos peligros, para así poder planificar las medidas necesarias para proteger la salud y la seguridad de sus empleados y otros trabajadores, teniendo en cuenta los requisitos legales;
  • evaluar los riesgos para realizar una selección informada del equipo de trabajo, sustancias o preparados químicos, el equipamiento del lugar de trabajo y la organización del trabajo;
  • comprobar que las medidas adoptadas son adecuadas;
  • dar prioridad a la adopción de medidas adicionales si se estima necesario en la evaluación;
  • demostrarse a sí mismos, a las autoridades competentes, a los trabajadores y a sus representantes que se han considerado todos los factores relativos al trabajo y que se ha realizado un juicio válido e informado sobre los riesgos y las medidas necesarias para proteger la salud y la seguridad;
  • garantizar que las medidas preventivas y los métodos de trabajo y de producción que se estiman necesarios y se adoptan tras una evaluación de riesgos mejoran el nivel de protección del trabajador.